About Me

Mi foto
Bienvenidos a esta parte de mi. No es mas, que palabras de los esquemas mentales de mis pensamientos, de habitaciones ventiladas en mis recuerdos, de los Hologramas de mis sentimientos, de los juegos de un momento a otro, que me crea la vida,cosas que la hacen intensa, para ser expresados en este rincon. Bordados con un poco de locura. Las emociones me impulsan a escribir palabra por palabra. Pero total, es mi Yo interno y asi lo quiero. Con toda la locura que me hace escribir, vivir e imaginar. Mi corazon es muy hablador, como podran darse cuenta entre estas lineas..No escribo para impresionar a nadie, escribo para expresarme.

6 sept. 2017

«El carmín de los silencios

es rojo pretencioso,

elegante y misterioso,

reseco y orgulloso.

El carmín de los silencios

ha ensuciado mil vasos,

ha callado cien mil naufragios,

ha pintado todos tus quizás,

las cosas por las que quisiste luchar,

todas las que se quedaron en un ojalá,

las que mancharon el carmín

y se quedaron en eso,

en silencio,

en un bucle sin fin».

10 ago. 2017

Con el tiempo, aprendí que en el armario no se esconden los monstruos y que taparse con las sabanas no te hace invisible. Que no todos los amigos, son sinceros. Y que no todos los amores, son verdaderos. Que la vida no es color de rosa, que hay una maga de colores grandísima y puede ser azul, verde, marrón…Que hay errores que se vuelven a cometer, y otros de los que aprendes.

Nuevas

Ya está disponible en Amazon.com el primer libro de la saga #Cafeinómanos: Encontré en él al amor de mi vida. Él nunca lo encontró. Disponible (por ahora) en eBook.

1 jun. 2017



Genereux Philip dijo: "Si un artista se enamora de ti, vivirás para siempre".

Pero si me lo preguntas, hacer que un artista se enfade es mejor, mucho mejor que enamorarse de uno.

Los artistas son probablemente uno de los tipos más mercuriales de gente aquí en la tierra.

Estas personas son las que se desprenden salvajemente con cada emoción: hoy tristes, enamorándose más tarde y enfadados con todos mañana; los artistas son como sus paletas: vibrantes, llenos de color, pero fácilmente arruinados por un golpe equivocado o un desajuste de palabras.


Los artistas tienen sentimientos intensos, y esta intensidad puede verse en sus obras. Los artistas canalizan todo en sus piezas, y puedes estar seguro de que una vez que captes la atención de un artista, encontrará varias huellas de ti mismo en sus piezas, varias versiones de usted metidas en esquinas ocultas y espacios de su papel.

Así que cuando se trata de artistas, hay dos cosas que nunca, nunca debes hacer: enfadarlos, y enamorarte.

La ira de un artista es un espectáculo para contemplar. Te ciegan con explosiones de colores y tonalidades que se asemejan a las manchas de granada cuando las comes con tu camisa favorita.

Sus palabras no te cortarán, porque te atraparán. Te queman y te dejan con quemaduras de tercer grado, pero nunca dejarán un rastro en tu piel, sólo lo sentirás.

Sentirás la nitidez de las palabras "cuchillo" y "odio" contra tu espalda, mientras que la frase "no debería haber confiado en ti" acaricia la fina capa de piel debajo de tus lóbulos de las orejas.

Te pintarán con su ira y frustración y te cubrirán con colores brillantes y fragmentos de oraciones dañinas. Usarán su arte -una de las pocas cosas que saben que es veraz y cicatriz al mismo tiempo- y lo usarán en tu contra.

Desencadena la ira del artista, y entrarás en el más bonito pedazo de infierno que jamás podrás ver.

No te enamores de los artistas, porque te convertirán en un lienzo.

Ellos pintarán sobre tus cicatrices con acuarelas y te empaparán con tonalidades que se asemejan al cielo nocturno y tardes perezosas a mediados de julio.

Quitarán las letras de tu piel y crearán versos de sus secretos más profundos y oscuros. Sus sueños y esperanzas se pondrán dentro de su poesía y se ocultará dentro de los pliegues más pequeños de tu vitela.

Crearán tinta de tus lágrimas y escribirán caligrafía con ellas. Pintarán sobre tus ojos con sus caprichos y fantasías lejanas. Tu alma estará manchada por el óleo y se negarán a frotarlo para ti incluso cuando la acumulación de pintura gruesa te impida mover un músculo.

Crearán historias de cada respiración y cada gesto que hagas que encuentren atractivo. Pondrán pegotes de palabras y letras y oraciones en tu piel creados a partir de vuestras conversaciones tardes en la noche y utilizarán tus pensamientos borrachos como acentos.

Colorearán sobre tus cielos matinales con lápices de colores. Prestarán atención a cada detalle y luego volverán a crear con fervor una decoración de tus heridas con palabras y colores pasteles azules brillantes.

Y cuando se vayan, te convertirán en una obra maestra, desnuda para que todos lo vean.

Te convertirás en un lienzo, y no te podrás quitar sus pinturas y prosa, no importa cuántas veces intentes lavarlas. Ni siquiera la trementina funcionará.

Las pinturas y los arcoiris y los párrafos y las líneas que han incrustado en tu piel nunca saldrán, porque son permanentes.

Tu visión estará para siempre borrosa por los atardeceres en sus sonrisas y las frases en sus yemas de los dedos.

Tu presencia siempre será ensombrecida por las obras de arte y las historias que han creado para ti.

Te lesionarás con cada pieza que hagan, hasta con la última gota de color.

Nunca te enamores de los artistas, porque te dejarán con más de una marca.

Te dejarán con cada pensamiento que ha cruzado su mente, y no te quedarás con nada, porque te han recreado en algo más, algo mucho, mucho más brillante y más vívido, pero más oscuro al mismo tiempo.

Nunca volverás a ser tú una vez que te enamores de un artista, aún más después de que ya lo hayas hecho.

12 may. 2017

Como siempre he dicho, en nuestra sociedad individualizada todos somos artistas de la vida, ya sea por propia elección o por imperativo social. Y esto es así lo creamos o no, nos guste o no. Esta sociedad espera de nosotros que dediquemos nuestros recursos y capacidades a dar sentido y dirección a nuestras vidas, aunque para ello no tengamos las herramientas y materiales de los que sí disponen los artistas en sus estudios para concebir y ejecutar su obra. Y somos alabados o censurados en función de los resultados que obtenemos, por lo que hemos conseguido o no, por aquello que alcanzamos y perdimos. Y sí, sonará muy marica y cursi por mi parte, pero así es. Y me importa una mierda lo que piensen. Siempre mantendré eso presente.