9 ene. 2016

"El que busca, encuentra". Suelo tener presente en mis recuerdos cómo pensaba que esa frase sería una más, pero a medida que fui creciendo me he dado cuenta de que hay cosas que no se pueden ocultar. O la vez en la que mi paquete de cigarrillos fue encontrado, o en la que se dio cuenta de lo que había estado realizando. ¿También cuenta la vez en la que me mentiste diciéndome que me necesitabas en tu vida? Realmente se me dificultaba no cambiar de emoción, porque ¿qué es peor que pasar de felicidad a inconformidad? Vi lo que puso esa persona, no lo pude negar. Hablar de encontrar algo material no tiene lugar en total, es peor dar lugar a algo que no quieres alcanzar. Ya comenté al cuaderno —que, como por quinta vez, mencioné que no era un diario— la vez en la que te vi mentirme al rostro, pero déjame decirte que no pasará otra vez más. Ni me digas que me amas, sé que no es verdad, por ti y tus mentiras no caeré sin devolverlo.