About Me

Mi foto
Bienvenidos a esta parte de mi. No es mas, que palabras de los esquemas mentales de mis pensamientos, de habitaciones ventiladas en mis recuerdos, de los Hologramas de mis sentimientos, de los juegos de un momento a otro, que me crea la vida,cosas que la hacen intensa, para ser expresados en este rincon. Bordados con un poco de locura. Las emociones me impulsan a escribir palabra por palabra. Pero total, es mi Yo interno y asi lo quiero. Con toda la locura que me hace escribir, vivir e imaginar. Mi corazon es muy hablador, como podran darse cuenta entre estas lineas..No escribo para impresionar a nadie, escribo para expresarme.

28 oct. 2016

Reflexión sobre los poemas de Bukowski. Parte I/?

El hombre ha nacido para morir.¿Qué quiere decir eso? Perder el tiempo y esperar. Esperar el colectivo. Esperar un par de tetas alguna noche de agosto en un cuarto de hotel en Las Vegas. Esperar que canten los ratones.  Esperar que a las serpientes le crezcan alas. Perder el tiempo.

Sabias las palabras las de Bukowski. Siempre lo he considerado uno de los poetas más infravalorados, no sólo por la crudeza que expresa en sus poemas, sino porque no te intenta embellecer la realidad. Te la muestra tal y como es, y eso a su manera es embellecer.

Siempre con metáforas que nunca logramos entender del todo, en una sociedad donde todas las mentiras, las dolencias, los sufrimientos, la vida en sí, es cruda. Duele, te vacía, te hace dudar planteándote saltar, ¿qué nos ocultan? ¿qué hay detrás de todo ésto? 

Siempre estamos esperando por algo. Algo que nunca llega. Como quien espera el tren de las cuatro y media de la tarde a las cinco de la mañana. Inútil. Pero sabe que las cuatro y media del día siguiente llegará. Certezas indudables, pero que nos hacen dudar. ¿Y si no llego a entonces?   Esperar. Esperar. Esperar.

Siempre estamos esperando algo. Algo a cambio. Nunca hacemos nada por, simplemente hacerlo o satisfacción, esperamos resultados. Buenos o malos. Pero resultados. Algo que nos aporte. Pero nunca sabemos qué; o cuando lo sabemos tal vez estamos decepcionados porque eso no era lo que esperábamos.

Te llaman indeciso, incoherente, chiflado. ¡Aclárate!, dicen. Intenta encontrar algo que te haga sentir realizado, dicen otros. 

Supongo que algunos esperamos lo llamado imposible: que canten los ratones, que a las serpientes les crezcan alas.. pero dejando cuestiones evolutivas o "imposibles" atrás, los imposibles de hoy en día son: encontrar la felicidad, sentirte bien contigo mismo, etc. etc.

¿Por qué? ¿Cómo es la raza humana tan masoquista en sí que se auto-impone normas sociales que lo oprimen, que no lo dejan ser, no lo dejan manifestarse?

¿Por qué nos empeñamos en complicarnos la vida? Ya bastante complicada es, pero parece no deternenos. 
 
¿Cómo nos pueden decir que no hay límites cuando nos los imponemos nosotros mismos? 

Perdemos el tiempo. Con chorradas que nos meten en la cabeza. 

Y no sé, tal vez sea yo la loca. Por pensar demasiado, por ser una desordenada por naturaleza e intentar organizarme en mi mente, dando lugar a estas cosas que aquí escribo.

Pero creo que eso me da poderío para poder decir lo siguiente: soy feliz así, soy una curiosa empedernida, normalmente me suele importar un rábano lo que me digan y siempre consideré cosas que los demás ignoraban, como las más interesantes del mundo.

Siempre he sido así, supongo, pero últimamente es cuando más me estoy dando cuenta de ello y me encanta. 

Me suelen preguntar, ¿por qué tan curiosa? Eso es historia, eso ya pasó, no tiene más sentido darle vueltas.

Pero yo soy una romántica empedernida de los y sí... Me encanta cuestionármelo todo. ¡Sea lo que sea! La crudeza de las palabras no me asusta. No me dan miedo. Fíjate, una loca preguntándose cosas que las ciencias dan por obvias, cosas que a la gente no le importan.


Pero y qué.  Las palabras no dan miedo, lo que da miedo es lo que transmiten. Lo que pueden provocar. Desde guerras, hasta desviarme del propósito de esta reflexión.

A donde pretendía llegar con todo esto es, Bukowski nunca se preocupó de lo que la gente decía, o pensaba de él. Él escribía lo que sentía, lo que veía.

 Consideraba la vida lo más absurdo de los absurdos. Veía a las personas como derrotadas por dejarse manipular por un trabajo que les mantenía el pan de cada día. Y cómo no considerar eso absurdo. No amaban la vida, no la disfrutaban. Supongo que seguimos viviendo así. Lo único que importa es el dinero que llega a tu bolsillo, la etiqueta que le pongan, la categoría social que te ganes. 

¿No se supone que dejamos las jerarquías hace tiempo atrás? ¿No se supone que somos todos iguales? 

Lo dejo al ojo optimista, el de "algún día sabremos la verdad", y el que quiera hundirse en su miseria que lo mire desde este punto "estamos llenos de mentiras, rodeados de ellas, moriremos sin saber la verdad y supongamos que la raza humana se extinguirá, acabando con toda vida."

Pero no olvidemos que el fin es sólo un nuevo principio, y que el caos da lugar al orden, el análisis a la síntesis y que todo, al fin y al cabo, se reorganiza, empieza de nuevo. 

Supongamos que, para darnos una oportunidad nueva.

Para empezar de cero.

O no tan cero.

1 jul. 2016

❝Yo que siempre he sido un incrédula en esto del amor, ya no sé si llamarlo magia, suerte o milagro al acto de coincidir contigo. Contigo que has logrado desaparecer con el simple chasquido de tus dedos cada uno de mis miedos para dejarme sólo con el de perderte. Quererte ha sido como aquello de comenzar a escribir un poema sin comas, párrafos o puntos y aparte porque sale tan desde adentro que no te da tiempo a pararte por un segundo a pensar.

Y es que ya no sé hablar de ti sin mencionar que no llegaste para salvarme, sino para quedarte en mi desastre y dibujarle una sonrisa preciosa. Me tomas de la mano y compruebo aquello de que hogar es cualquier lugar en el que tú estés. Las personas como tú pasan muy poquitas veces y por suerte me has enseñado a sujetar(te) fuerte.❞

9 ene. 2016

"El que busca, encuentra". Suelo tener presente en mis recuerdos cómo pensaba que esa frase sería una más, pero a medida que fui creciendo me he dado cuenta de que hay cosas que no se pueden ocultar. O la vez en la que mi paquete de cigarrillos fue encontrado, o en la que se dio cuenta de lo que había estado realizando. ¿También cuenta la vez en la que me mentiste diciéndome que me necesitabas en tu vida? Realmente se me dificultaba no cambiar de emoción, porque ¿qué es peor que pasar de felicidad a inconformidad? Vi lo que puso esa persona, no lo pude negar. Hablar de encontrar algo material no tiene lugar en total, es peor dar lugar a algo que no quieres alcanzar. Ya comenté al cuaderno —que, como por quinta vez, mencioné que no era un diario— la vez en la que te vi mentirme al rostro, pero déjame decirte que no pasará otra vez más. Ni me digas que me amas, sé que no es verdad, por ti y tus mentiras no caeré sin devolverlo.