29 nov. 2015

Espera. Te despertaré por la mañana con mis labios apretados contra tu cuello. Espera. Besaré tu espalda y cada parte de tu cuerpo. No te vayas.  Aplastaré con mi boca tus labios.  Dejaré marcas de mordidas en tu hombro. Y mis huellas digitales en tus caderas. Quedarán bolsas bajo tus ojos por mantenerte despierto toda la noche.  Espera.  Espera.  Por favor. Espera.