About Me

Mi foto
Bienvenidos a esta parte de mi. No es mas, que palabras de los esquemas mentales de mis pensamientos, de habitaciones ventiladas en mis recuerdos, de los Hologramas de mis sentimientos, de los juegos de un momento a otro, que me crea la vida,cosas que la hacen intensa, para ser expresados en este rincon. Bordados con un poco de locura. Las emociones me impulsan a escribir palabra por palabra. Pero total, es mi Yo interno y asi lo quiero. Con toda la locura que me hace escribir, vivir e imaginar. Mi corazon es muy hablador, como podran darse cuenta entre estas lineas..No escribo para impresionar a nadie, escribo para expresarme.

20 sept. 2015

Voy de mar y viento en un sinfín de decepciones, y no quiero hacerme la víctima, pero ésto no sé redactarlo en canciones. De esas decepciones de color de metal grisáceo, que te dejan los ojos hinchados y la alma pisada como un charco. Y sonará tonto tal vez, pero esa soy yo, con esa imagen de fuerte que siempre llevo, pero con mi debilidad ofendo. Y lo he hecho, he observado demasiado, en puntos efímeros para mal y preocupantes para bien. He visto la ciudad en sus más alarmantes puntos y felicidad momentánea, como una llamarada. Y me he sentido como una clavícula, por más tonto que suene, todos las tienen, pero pocos hacen que suenen. Creo que no he formulado tiempo de analizarlo pero sí para pausarlo. La vida cambia por cosas pequeñas, y son tus decisiones; como cuándo finalmente quisiste saber quién realmente usaba la falsa imagen de Santa Claus, o cuando caíste en el hipnótico trance de un primer beso. Me he visto en situaciones, personas y oraciones que de mi mente no salen, estoy jodida por la letra, pero no es preocupante. Mis amigos son lo más importante, el viento es humeante, y mi alma es como el vapor: desaparece al instante. He dado muchas vueltas a los asuntos, ya ni sé él por qué de seguir ésta frase, mis versos no tienen sentido, y ya te la habrás creído. De amor, libros y decepciones.

TEXTO EN TERCERA PERSONA

Raquel, ¿por qué eres así? Te lo han repetido constantemente y no quieres prestar atención. No entiendo por qué siempre pones a los demás frente a ti. No entiendo por qué a veces eres tan poco expresiva con las personas que más quieres y haces como si no te importaran. No le veo sentido a tu cambios de humor, a tus maneras de amar a alguien, porque, pasando mucho tiempo con alguien, puedes terminar cansada de esa persona fácilmente y pasar a evitarla. No entiendo por qué, hasta de niña, no te importaba lo que te pasara. Nunca entendí por qué te daba igual morir, o por qué tenías tantos sueños por cumplir, si la capacidad la tenías justo frente a tus ojos. Puedes ser muy indecisa, puedes decir cosas de las que te arrepentirás fácilmente, y puedes ser muy tonta a veces. En mi opinión, deberías quererte más; siempre serás tú, y nunca cambiarás. Deberías querer más a las personas alrededor; la mayoría del tiempo serán las mismas. Deberías querer al mundo; nunca girará en torno a ti, pero tampoco cambiará como un cristal. Deberías dejar de pretender ser feliz con las personas que te conocen y dejar de pretender no sentir nada contigo misma. Aprecia más. Vive más. No sigas reglas. Ten un horizonte, pero no tomes sólo un camino hacia éste. Cuenta cada segundo. Deja de pensar que eres un huracán cuando eres tan vagamente fuerte como una llovizna. Conviértete en alguien independiente. Baila. Ríe. No importa con quién estés, sino si su presencia tiene alguna importancia.
Orlando se ve continuamente opacado por las grandes ciudades de Estados Unidos, pero aquello no me evita estar orgullosa de mi residencia. Es un buen lugar, donde puedes sentarte y charlar, y unas cuantas críticas llevar. Yo soy originaria de Teddington, donde crecí en una enorme casa con mis dos hermanos y mi madre, pero Orlando es un lugar al que simplemente le tomé cariño, desde el primer momento. Yo soy así, espontánea pero detallista. En las cuantas paredes de un concreto fino, vivía una niña que desde que podía recordar tenía el enorme sueño de convertirse en una hermosa escritora, pero aquellos delirios se vieron tan rotos y tan inalcanzables que perdieron su luz propia. Esa niña que cantaba a los blues con su hermano mayor, y que era tímida hasta más no poder, sólo cesó al momento de crecer. La pequeña que, cuando hacía mucho frío, daba de su aliento en lugar de poner las manos para calentarse. Alguien que se preocupaba con intensidad y tenía ansiedad con facilidad. De sus padres tomó varias cosas más alla de lo físico, y en realidad la gente se ocupaba de recordárselo a seguido. Una persona pésima en muchas cosas. Una actriz a la que le gusta lo que hace. Una soñadora innata, que se enamora tan rápido como se desenamora, que cree en la igualdad para el hombre y para la mujer, y que hace lo posible para respetar la opinión de los demás. Estrecha las manos con el futuro y al pasado lo deja ir, sin importar las marcas que pudo dejar. Una actriz, de unos cortos veinte años, con vagos deseos de ser odiada, y con algunos trucos escondidos por la soledad. Esa simplemente soy yo. 
A lo largo de mi vida he recibido varios seudónimos; pocos de ellos se han ajustado a mi realidad. Tengo delirios de princesa, una brújula que no se ajusta a ningún horizonte y lo más seguro es que las acuarelas, sean combinadas, sin intenciones y escribiendo canciones.
La verdad, sólo tengo poca edad, poco para decir quien seré en la autoridad. Y me gustan las películas, no sólo en un viaje hacia Bruselas. Me gusta el té, pero prefiero el café. Un buen libro, es mi mejor amigo. Me gustan las acuarelas y no tanto la pintura en sí, soy admiradora de la moda y más que todo de los grandes diseñadores, también del cielo que te escuchará cuando llores. Me han dicho que quieren que mi cuenta lleve mis opiniones, pero en algunas ocasiones, soy mala dando colores. Mi sueño es ser una poeta. Los grandes escritores no dejan su punto de vista. Los poetas dejan su imaginación a flote, su lujuria y sus sentimientos, dando pequeños pasos; siendo ellos mismos y observando los diversos mundos. Sólo tienes una forma de saber la opinión del escritor, guiándose de sus letras y sobre lo que escribe. Quizá esa seré yo, pero mucho más sensible.
Será un poco tonto opinar sobre la sociedad, ya que yo soy parte de ella. Pero simplemente es ponerte a pensar, en todas las personas que se han vuelto alguien completamente distinto debido a las opiniones de las demás personas, a aquellas personas que sienten que no tienen futuro, a aquellas personas que sienten que la soledad las acompaña siempre. Creo que la discriminación no tendrá su fin nunca, porque es algo que todos hemos visto de temprana edad; algo iridiscente y ácido, pero a la vez tan amargo como lo es discriminar. No creo que alguna vez haya un final en éste tema tan delicado, no creo que alguna vez se pueda complacer a la sociedad: para los gustos se inventaron los colores. Y es tan sólo dejar de pensar un momento en ti, en tus fallos, en lo que has hecho para ser juzgado por la sociedad, y darte cuenta de que las personas jamás dejarán de criticarte. El fin de todo ésto vendrá tan significante como el primer beso y tan impactante como el último, porque puede que estés en una caja a tres metros bajo tierra, pero las personas seguirán hablando sobre ti, en éste mundo lleno de hipocresía y falsedad. El mejor consejo que tengo aquí, si es que puede llamarse uno, es que sigas tu camino. Si sigues prestándole atención a las demás personas cuando hablan sobre ti, morirás entre desgarradores gritos y locura.

12 sept. 2015

Encontrando mi rutina.

Como supongo que habréis notado, he estado unos cuantos meses ausente. ¡Y es que he descubierto que también me gusta escribir historias!

Por si queréis echarles un vistazo, aquí tengo mi pequeño rincón donde aparte de escribir, también traduzco algunas historias. Que, dejadme deciros, están en proceso de edición porque cuando empecé no conocía tantas expresiones en inglés como ahora, y por supuesto, con la práctica todo se mejora.