31 oct. 2012

Esa sensación por la que necesitas llorar, no tienes razones, o eso crees, pero cuando empiezas nada te para. De repente estás bien, y a la mínima, has vuelto a caer. Haces una montaña de un grano de arena. No le ves sentido a nada, y lo poco que ves, lo ves oscuro. Sientes una tormenta en ti, sientes esa opresión en el pecho, la misma que te atormentó en otros tiempos.
Ya no eres feliz; sin saber por qué, has vuelto a caer, no tenías razones, no había motivos, ya no había piedras, o eso creías; pero no siempre quitamos las piedras a nuestro paso... a veces simplemente las esquivamos pero nos olvidamos de quitarlas para no volver a tropezar, hasta que vuelven, siempre vuelven, y hacen que la caída sea aún más fuerte.
Aún así, hay veces que no hay motivos, ni piedras, ni nada, simplemente lo necesitamos, necesitamos llorar, llorar no es malo, mientras no se haga en abundancia. Pero a veces lo necesitamos, aunque para ello tengamos que poner la canción más triste y escucharla mil veces hasta que por fin caiga una lágrima, y una tras otra… Hasta que decidamos parar, y no por eso estamos mejor, simplemente nos hemos liberado.
Llorar de felicidad, saltar hasta tocar el cielo, correr ladera abajo, sonreír hasta tener agujetas, y gritar a cuatro vientos que no me importa nada ni nadie, lo que digan ni lo que piensen, que te quiero, es un hecho, una realidad, y me gusta que sea así.
Adiós amor adiós, una vez lo fuiste todo, que digo más que todo. Fuiste mi vida entera, pero ahora ahora no eres nada, no eres más que un triste recuerdo del pasado. Adiós amor adiós  una vez, durante un tiempo fuiste aquella persona a la que le entregué mi corazón  fuiste la primera persona en la que pensaba nada mas levantarme y la ultima al acostarme, ahora mi corazón es mio mio y de nadie más, no pienso en ti bueno sí pero cuando me entran ganas de pensar en mis errores, adiós amor adiós , una vez fuiste mas que una diversión, una vez fuiste mucho ahora eres una persona normal, insignificante para mí.
Una vez fuiste algo ahora no eres nada.
jugaste conmigo. Pero yo no soy como todas aquellas idiotas que permanecen atadas a ti .. yo soy libre ! libre de hacer lo que quiera y hoy por hoy decidí decirte adiós.